Sentencia sobre Playa Serena Sur

de Playa Serena obtuvo la licencia municipal para su construcción ajustándose a derecho.

Este asunto comenzó cuando la Junta de Andalucía, en su afán de detener el progreso de Roquetas de Mar, sumó una denuncia más a las decisiones tomadas por el Consistorio. Primero instó a la revisión de oficio del Acuerdo de Junta de Gobierno que otorgaba esta licencia, y una vez rechazado por el Ayuntamiento de la localidad al entender que no concurría causa legal alguna para esta petición, interpuso recurso al Contencioso Administrativo de Almería solicitándole dicha revisión, la nulidad de la licencia y la restauración de la legalidad urbanística, o sea, la demolición del Edificio.

En primera instancia, el Contencioso número 1 de Almería dictó sentencia por la que estimaba parcialmente el recurso de la Junta de Andalucía, declarando que el Ayuntamiento debía revisar de oficio esta licencia y desestimando el resto de sus peticiones. Tras esta sentencia, el Consistorio recurrió en apelación a la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Andalucía que ha dictaminado a favor del Ayuntamiento de Roquetas de Mar, entendiendo que tampoco cabe revisión de la referida sentencia por ajustarse a derecho la actuación desarrollada desde el Gobierno Municipal. Esta Sentencia es firme y no cabe recurso alguno.

En consecuencia, el Alto Tribunal Andaluz ha entendido que ninguna de las tres peticiones solicitadas por el Gobierno autonómico tenían razón jurídica alguna, por lo que desde el Consistorio vuelve a insistirse en que la fijación de la Junta de Andalucía contra el municipio de Roquetas de Mar, es notoria y notable en pos de intentar frenar el progreso que los roqueteros hemos ido consiguiendo en los últimos años.

Es más, esta nueva sentencia es una prueba más del “exquisito” respeto jurídico que se tiene desde el Ayuntamiento a la ley, y un nuevo varapalo para el Gobierno, ahora de coalición de PSOE e IU, en Sevilla. Desde el Ayuntamiento de Roquetas de Mar se sigue aconsejando a políticos de verbo fácil en la interposición de demandas que sean cautos y esperen a las resoluciones judiciales firmes para opinar de los asuntos denunciados. Y es que suele ocurrir, que cuando van llegando las sentencias todos encuentran dónde esconderse para no hacer frente a aquellas manifestaciones hechas de forma alegre y gratuita, que no hacen más que desprestigiar, primero a ellos mismos, y después a la clase política en general teniendo en su seno, personas que dictan sentencias antes que los propios Tribunales.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies